¿Cómo acondicionar la nueva casa?

Comprar una casa propia es un logro que crea gran satisfacción personal al saberse dueño –por fin— de un espacio propio, en donde podremos comenzar una nueva vida o continuar con nuestros planes. No obstante, como todo cambio, el proceso de adaptación suele costar algún tiempo.
Booking.com

Así, frecuentemente la emoción de vivir solo por primera vez o mudarse con la pareja, se ve frenada al darnos cuenta de que faltan muchas cosas en las que ni siquiera habíamos pensado por tratarse de artículos tan asequibles en la casa de nuestros padres que parecían haber estado allí desde siempre.

Por ello, aportar a la nueva casa todos esos elementos que conforman más que un inmueble un hogar es una tarea indispensable para apropiarnos cada vez más de nuestro nuevo espacio.

Pensando en ello, aquí te decimos cómo iniciar por cada una de las estancias:

  1. La recámara es primero

Tanto si llegas con muchos o poco muebles a habitar tu nueva hogar, es bueno iniciar poniendo a punto la recámara en donde vas a dormir, pues de esta manera, aún cuando no termines de arreglar el resto de la casa –que, dicho sea de paso, es lo más común—, tendrás un sitio confortable en donde olvidarte de todas las tareas que restan por hacer cuando llegue la hora de dormir.

Cubrir la cama con la colcha o el edredón que vas a utilizar en la alcoba te permitirá dar casi inmediatamente tu toque personal a este lugar y te hará sentir cómodo y arropado, en lugar de improvisar con bolsas de dormir o cobijas que te den la sensación de estar “acampando” en tu propio hogar.

  1. Procura tener lo indispensable en la cocina

Con instalar el refrigerador y el horno de microondas tendrás asegurada la comida durante todo el tiempo de arreglos a la casa, pues aún cuando pidas comida a domicilio probablemente querrás guardar un poco para después, y con estos electrodomésticos podrás conservarla en buen estado y calentarla más tarde.

  1. Protege tu comedor y mantenlo desalojado

Tener disponible una mesa para poner alimentos y bebidas mientras acomodas todas tus cosas es una gran ventaja, pues así evitas accidentes que pueden manchar suelo, alfombras u otros muebles. No obstante, no olvides cubrirla con un mantel de plástico para protegerla hasta que ya esté todo listo, pues el comedor suele ser una zona de paso entre una estancia y otra, conectando casi siempre con la sala, la cocina e incluso el jardín.

  1. Provee tu baño sólo de los artículos necesarios

Apenas llegando al nuevo inmueble, basta con que coloques sólo un rollo de papel en su sitio, un jabón en el lavamanos y una toalla para secarte después, mientras que el resto de los enseres puedes dejarlos para el último, cuando hayas terminado y requieras darte un merecido y relajante baño.

Author: director

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *